Edna  
¿Qué es el maltrato infantil? ¿Qué puedo hacer para prevenirlo? Algunas ideas para los padres. Recursos de apoyo Campaña  
 

Prevenir el Maltrato Infantil
 

Una gran mayoría de padres que maltratan a sus hijos lo
hacen porque no encuentran alternativas de manejo
conductual, aquí se sugieren algunas opciones.

No disminuyas su autoestima.
Si lo agredís verbalmente, si lo insultás, la capacidad del
niño para superar problemas se ve sumamente comprometida. Recordá que vos sos la máxima autoridad y tu palabra es la verdad absoluta, si vos le repetís muchas veces que es un
tonto, seguramente se convertirá en tonto.

Hacé hincapié en lo positivo.
Es muy común que el niño se porte bien la mayor parte del tiempo: sin embargo al no darnos problemas no percibimos
su conducta. No es sino hasta los 30 segundos de mal comportamiento que nos percatamos de él, y sólo señalamos esto.

Enseñá con el ejemplo.

Si vos le pegás a un niño, él aprende que cuando se tienen problemas con los demás esto se resuelve a golpes.
Si mentimos, él aprende a mentir, si robamos, él aprende a
robar, seamos congruentes entre lo que pedimos de él y la manera en que nosotros actuamos. 

Pedí orientación o ayuda. 

Escuelas para padres o lugares de consulta: hay una gran variedad de lugares en donde se imparten una serie de
charlas llamadas Escuela para Padres, preguntá en la
escuela de tu hijo o contactá a alguna de las instituciones que mencionamos entre los recursos de ayuda en este sitio web.

Tratamiento específico 
Como se mencionó anteriormente existe una serie de
patologías específicas, tanto en el padre como en el niño,
que pueden derivar en situaciones de maltrato.  En estas circunstancias es recomendable acudir a evaluación,  pedir
al pediatra o médico familiar que recomiende un psiquiatra o psicólogo que pueda dar orientación y consejo para tratar el
caso.

Una persona fuera del núcleo del conflicto, alguien que no está involucrado en nuestro diario vivir, tiene una perspectiva
más clara para detectar el origen del problema, además de
que los especialistas en salud mental suelen manejar este
tipo de situaciones, y no emiten ni juicio ni crítica. 
 
Y…….recordá que no sos la única persona que quiere y necesita mejorar la forma de trato hacia sus hijos y que experimenta los sentimientos que vos tenés.   Solicitá orientación. 
 
Es muy bueno que como padres podamos reflexionar sobre algunas cosas…..

Date tiempo para conocer a tu hijo.

Si conocemos mejor a nuestros niños adquiriremos estrategias mejores y más productivas para controlar las conductas negativas.  Esto, por supuesto requiere dedicación de nuestro tiempo y empeño. 

El niño que todos llevamos dentro.
Una de las formas mas usuales en que se inicia el maltrato,
es cuando nos transformamos en niños, cuando se inicia una discusión entre padre e hijo, el motivo puede ser cualquiera,
y el padre deja la posición de adulto.

Entonces se convierte en una pelea entre niños, en una pelea
por el poder que seguramente desembocará en violencia y el
niño grande (papá o mamá) van a ganar.

Si sentimos que esto nos sucede, debemos  intentar mantener nuestra posición de adulto, somos papá o mamá.

Sin embargo, y no obstante lo dicho, en algunos momentos es conveniente y hasta deseable transformarnos en niños, cuando jugamos con ellos.

El poder convertirnos en niños y divertirnos con ellos es un
buen modo de compartir tiempo con nuestros hijos y también
así conocerlos mejor.

Hablá con tu hijo.
El diálogo permitirá que ambos intercambien sus impresiones, permitile sugerir alternativas en las sanciones.
Siempre recordá  que los niños no podrán portarse bien todo
el tiempo.

El niño es un ser capaz de pensar y actuar de acuerdo a los valores que vos le inculques, si le enseñás a resolver los problemas con agresividad, agresividad es lo que vos podés esperar. 

Ajusta tus expectativas.
Como ya mencionamos los niños son individuos con características propias y preferencias especificas y es
importante tener en mente que son los padres quiénes tienen
la responsabilidad de conocerlos, comprenderlos  y ayudarlos
a desarrollar sus potencialidades y posibilidades. 

Patologías específicas.
En la sección anterior, se mencionaron patologías especificas como depresión y ansiedad en el niño, etc.  Cada una de éstas tiene un tratamiento particular por lo que es recomendable
acudir a un especialista. 
 
Existen diferentes especialistas que pueden ser consultados para los problemas específicos de cada familia: el psicólogo infantil, psiquiatra de niños, terapeuta familiar, consejero familiar o trabajadores sociales. Solicitá orientación !


 
Algunas ideas para los docentes  
La denuncia  
Equipo Diocesano de Niñez y Adolescencia Obispado de San Isidro